Ejercicios para trabajar la “R” en niños en PDF

Cuando un niño comienza a hablar es totalmente natural que no pronuncie ciertas palabras de forma correcta. Aprende, de manera inherente, algunos otros sonidos como “tatata, mamama, papapa”; sin embargo, hay otros más complicados como la pronunciación de la “erre” (R).

Con el pasar del tiempo, va adquiriendo otros fonemas más complejos como “fr, dr, pr, etc”. Este es un proceso aprendido porque la pronunciación tan marcada de la “R” no es natural, sino que debe practicarse. Si los padres mantienen un proceso de aprendizaje adecuado, aprenderá con la práctica.

Cada niño aprende a su ritmo. Hay uno que se les facilita más la tarea que ha otros. Sin embargo, hay niños que llegan casi a la etapa de la adolescencia sin saber pronunciar correctamente la “R”. Para evitarlo, es necesario aplicar algunos ejercicios desde temprana edad.

Descarga de ejercicios para articular la “R” en casa

Los niños aprenden haciendo, viendo, tocando, involucrándose con la situación. Por eso, es importante realizar actividades que le ayuden a ser parte de la experiencia.

Dependiendo de la edad, se pueden utilizar juegos, canciones, actividades y muchas herramientas más para lograr la efectividad del método. Se estima que entre los cinco y seis años, los niños ya deben dominar la R. A esta edad es cuando comienzan a tener mejor dominio del lenguaje.

Cuando un niño supera los seis años y mantiene dificultad con la R, se convierte en un problema llamado Rotacismo. Las razones responden a dos causas:

  1. Razones de su anatomía: tener la punta de la lengua reducida o frenillos cortos.
  2. Razones de funcionalidad: dificultad en la vibración múltiple de las palabras.

Para ayudar a manejar este inconveniente, dejamos estas tres guías de ejercicios para pronunciar la R.

Guía uno – Ejercicios para pronunciar la R.

Guía dos – Ejercicios para pronunciar la R.

Guía tres – Ejercicios para pronunciar la R.

Todas se pueden descargar gratis en formato PDF. Todos son ejercicios para trabajar en casa. Comienza desde las palabras más simples, hasta algunas con pronunciaciones fuertes.

Consejos de preparación

Lo primero que los padres deben saber es que el Rotacismo no responde a un retraso, ni es un problema psicológico. La mayoría de los casos están entre las dos razones antes mencionadas. Otros niños no pronuncian bien, quizá, porque alguno de sus padres también tenga el problema: los niños aprenden imitando.

Antes de comenzar a practicar los ejercicios, aquí vamos a dejar algunos consejos de preparación.

  • Los ejercicios deben practicarse en un espacio tranquilo y silencioso. Muchos niños tienen dificultades para la pronunciación y esta se suma como una inseguridad. Por eso, él debe sentirse cómodo, tranquilo y en confianza.
  • El niño debe entender que es un proceso de aprendizaje. Él debe comprender que requiere de práctica, pero nunca debe hacerlo como una imposición de los padres. Si lo ve como una obligación, el proceso será más complejo todavía.
  • No presionar el avance del niño. Es necesario aprender que en su momento comenzará a hacerlo bien. Si se siente presionado, aumentará su nivel de inseguridad.
  • Implementar juegos, muchos juegos con canciones y actividades para incentivar su confianza y el aprendizaje.
  • Requiere una práctica diaria, mínimo, de 15 minutos.

Ejercicios adicionales que puedes practicar en casa

Cuando un niño supera los seis años y no puede pronunciar bien, debe acudir con un especialista que le ayude a trabajar esta área. Pero, antes de llegar allí, los padres deben forjar en casa la habilidad. La primera recomendación a tener es: paciencia. Cada uno aprende a su ritmo.

Algunos ejercicios adicionales que puedes hacer en casa son:

Estimulación de los músculos de la cara

No se debe comenzar de una vez con ejercicios de R, sino estimulando lo músculos de la cara. Para ello, es necesario hacer movimientos en las mejillas y la lengua.

  • Tomar aire por la nariz muy rápidamente e inflar las mejillas. Esta respiración debe emitir un sonido fuerte.
  • Sacar la lengua por dos segundos, luego meterla.
  • Sacar la lengua y moverla de arriba a abajo. Hacer tres hacia arriba, tres hacia abajo y luego meter la lengua. Repetir este ejercicio varias veces.
  • Sacar la lengua y moverla de izquierda a derecha. Hacer tres hacia la derecha, tres hacia la izquierda y luego meter la lengua. Repetir este ejercicio varias veces.
  • Colocar la punta de la lengua sobre la parte superior e inferior del labio.
  • Colocar la punta de la lengua en la parte interna de la boca con la ayuda de los dientes.
  • Estirar los labios hacia adelante y hacia atrás, de un lado al otros.
  • Hacer vibraciones con los labios con distinto ritmo: comenzar desde el mínimo hasta las fuertes.

Todos estos ejercicios son indispensables para el proceso. Poco a poco ir incentivando a la práctica diaria de cada uno de ellos.

Ejercicios para practicar la R

Después de cinco a 10 minutos haciendo ejercicios de calentamiento y estimulación de los músculos de la cara, es importante comenzar con un poco más de dificultad.

  • La forma más sencilla de obtener los fonemas de la “R” es partiendo de otras letras como la “T” y la “D”. Estas letras son de suma utilidad porque se sitúan en zonas similares a la R.
  • Otro ejercicio es pronunciar la sílaba “la” varias veces: la, la, la, la. Se puede ir desde lento hasta rápido.
  • La pronunciación prolongada de la “D” es otra herramienta porque al hacerlo, el aire entra a la lengua y la parte interna de la boca, lo que provoca un zumbido y emite vibración a la punta de la lengua.

Hay muchas formas de aprender a pronunciar la “R”. Deja que el niño aprenda a su ritmo, trabaja en casa constantemente y, si es necesario, acude a un especialista.

Deja un comentario